Río de cemento

Por Gabriel Mosches

 

Imagen 2

En el rio de cemento habitaban incontables peces

de desconocido origen y con incierto destino

deambulaban 

vomitando y tragando seres

de todos los tamaños 

que se agitaban.

El sol se reflejaba en su metálico pelaje

pero a diferencia de los cardúmenes marinos 

estos peces

si se alejaban de su recorrido 

chocaban con estruendoso encuentro

y los seres que los habitaban 

perecían exhalando líquida esencia

Los metálicos se retorcían de mil formas diversas.

Se alimentaban de la sangre de la tierra, 

llenaban el aire de pestilentes aires que ennegrecían 

las hojas de los arboles y los pulmones de sus habitantes. 

                                                                

Seguían succionando el fuego liquido