Poesía para Rocío González

Por Itzel Nayelli Palacios Valdivia

 

me gusta pensar que estabas hecha de barro

como las muñequitas que moldeaba 

cuando niña

en el patio de mi abuela

 

me gusta pensar que tu corazona 

reconocía mi latido

como yo sentía que mi latido

reconocía tu corazona

 

siento que no me pertenece el llanto

aunque a mi dolor le pertenezca tu ausencia

me siento intrusa del dolor que siento 

y es absurdo

 

no sé de ti más que un ramillete de poetas

y la corazona expuesta al mundo

no sé de ti además de que conversabas con tu llanto

que te arrullabas tu solita

por si la vida te arrancaba los arrullos de otros

 

te sabías poderosa por dar vida

cuidabas esa vida

y amabas esa vida 

porque la entendías hermosa

 

no sé de ti más que la historia que imaginé

con las veces que me hablaste de poesía

con las veces que abrazaste mi poesía

y que hablaste de la historia que te puso en mi camino

 

me gusta imaginar que te conozco

que me pertenece este llanto 

como a mi dolor tu ausencia 

y a la eternidad

tus bellos cantos.