Texto de Francesca Gargallo Celentani

 

Pequeños y valientes gestos para crear la vida y sus deseos mientras se sobrellevan las transformaciones que las crisis y los cambios han provocado: los 34 cortos relatos que integran Deseó Revolución, de Rocío García Rey (Cisnegro, Ciudad de México, 2018), localizados en su mayoría en los interiores de una ciudad densamente poblada que puede ser tan tierna como inclemente, violenta y displicente, presentan actos revolucionarios de mujeres diversas, aunque reducibles a una misma, que sueñan decirse en primera persona. Actos como vivir el domingo desafiando la locura, los árboles de la nostalgia, el encuentro, la trasformación en poesía o como soltar los andamios y las amarras del pasado, la pesadilla de la soledad, los matrimonios como cárceles, el cuerpo que se renueva, el fantasma de la madre que no quiso a la hija que tenía por soñar con otra, la consumación del duelo, el salir del dolor son los temas de una narrativa que presenta realidades experimentadas en cuerpo de mujeres y exige ser leída.

Rocío García Rey es una poeta y una ensayista que ha estudiado Letras, conoce el significado de cada palabra y el valor de la engañosa ingenuidad de los exilios voluntarios en las libretas, en un clima de afirmación que va del recuerdo de la niña muñeca a la vejez provocada por la muerte del amado por el que se han realizado actos extremos, como bailarle la muerte para que se hiciera llevadera.  Por encima de las anécdotas, se impone la fuerza de la desesperación y el anhelo de buena vida. Si en muchas ocasiones usa personajes literarios como metáforas, construyendo deseos con nombres de figuras míticas y rememorando autoras, en otras recurre a un erotismo sin disfraces, intenso e igualmente amoroso que permite introducir en el presente la imagen del hombre que ha muerto, se ha ido o ha implicado actos de despido y renovación.

El corto cuadro de la novia que sabe de haber sido cazada, víctima de su inercia y aun así rebelde a su condición, y que se presiente víctima de un brutal feminicidio,  el brevísimo relato de la exhumación de la voz del padre, la reducida crónica de la satisfacción sexual en una noche, se acoplan en este libro a los gestos de autocuidado de quien actúa para sobrevivir al desamor y al viaje de autoconocimiento que hace de Veracruz el territorio de la nostalgia y el descubrimiento. En cada una de las páginas de Deseó Revolución destila la sabiduría del aprendizaje. Ilustración para ser feliz. Exposición de quien aprende a ser apta para la plenitud a través y a pesar de los otros. Su calidad poética retrata los ojos que se retienen por un instante o para toda la vida, las obsesiones de la memoria y los mantras personales. Los recuerdos son básicamente recuerdos de promesas, expresadas o imaginadas, que desatan emociones y fuerzas no conocidas con anterioridad. Con tales estrategias narrativas, los relatos de García Rey ofrecen un ejemplo de literatura de múltiples facetas: una bitácora de diálogos de la autora con una sí misma dispersa en todas sus fantasías, una colección de mujeres externas que tocan su vida al narrársela,  un perene coloquio con las sensaciones, imágenes y personaje de lo leído y convertido en interlocutor. 

Como maestra de literatura y tallerista, Rocío es una conocedora de lo escrito por mujeres en un largo tiempo sin repercusiones ni visibilidad, cuando las mujeres descubrían formas de narración que sólo eran reconocidas cuando autores masculinos las adoptaban, como el despliegue de una formación personal para un personaje de historia cotidiana y fundamental que hace de las novelas de su amada y estudiada Teresa de la Parra una crónica del devenir; a la vez, conoce y nutre la escritura de mujeres que le son contemporáneas, con las cuales puede compartir la mesa en cafés y bares para dar voz a la propia indignación ante la violencia impune, o para contarse chistes o para intercambiar opiniones y referencias literarias.

El perfil de una femineidad en transformación, menos jocosa de lo que pretende la falsa perspectiva de modernización urbana, con atisbos de ternura, ingredientes de desesperación, alimentos de erudición y una gran dosis de material necesidad de producir y reponer la vida, hacen de los relatos de Deseó Revolución una crónica de liberación que se acopla perfectamente a una poética de la erudición encarnada.

 

 

 

Texto de Maria Elena Solórzano

 

¡Qué soledad experimentan las generaciones actuales, que aislamiento! Hace sesenta años las relaciones entre los humanos, aquí en la CDMX y sus delegaciones eran muy diferentes.

Recuerdo la época de mi niñez cuando nos reuníamos todas las tardes en la privada, jugábamos, platicábamos, reíamos, nos abrazábamos, es decir convivíamos. Los cumpleaños los celebrábamos la misma palomilla en la casa del festejado, no había salones de fiestas infantiles ¿Para qué? Si éramos felices con nuestros hermosos y estimulantes juegos.

Ahí empieza el problema niños solitarios, serán adultos agrios, inseguros, insensibles o excesivamente sensibles.

Rocío se enfoca a las mujeres que sufren desamor, abandono y que no les bastan los títulos universitarios para alcanzar la felicidad.

Las mujeres hemos ocupado los sitios que antes eran de los hombres; las mujeres son: médicos ingenieros catedráticas astronautas, pilotean autos también hay matemáticas filosofas, cronistas, geógrafas y en toda la gama de la ciencia y la tecnología encontramos representantes.

En fragmento filigrana la protagonista se refiere reiterativamente a esa frase como una muletilla, que sirve como dique para que no se despeñen recuerdos y sentimientos.

El excesivo peso de la protagonista ella piensa que es el obstáculo para conseguir la felicidad cito:

No pasa nada nada, al contrario, así pueden sentirse más ligeros más activos. Supe entonces que las profecías de aquellos libros antiguos estaban configuradas para suscitar la perdición con consecuencia de una excesiva alimentación…

En Vestigio nos damos cuenta de cómo han cambiado las relaciones se han vuelto de parte del varón con menos consideración y calidez hacia la mujer.

En Máscaras encontramos una hermosa prosa poética cito: Labios agonizantes. Frígida melodía la del vocablo tumba.

Y encontramos otra vez esa soledad cito: Yo también una mañana de abril procure confundir la taza de café con incesantes besos…

Llegó y fui yo quién uso la voz para desvestir el llanto…

También toca el tema de la mujer inteligente que es usada por un maestro con el pretexto de enseñarle y lo único que hace es plagiarle su trabajo y desde luego los halagos.

En su obra también campea la nostalgia cito:No cabe duda en este sitio no hay adoquines, pero si mucha tristeza.

En algunos de los relatos se siente el miedo a vivir, a los recuerdos, al resurgimiento de los fantasmas.

Cito: El miedo a la memoria abarca mis sentidos.

Rocío maneja en forma acertada la ironía y el sarcasmo cito: Ir a los panteones a buscar el amor fue la terapia perfecta para nunca más temer que un hombre pudiera traicionarla con la muerte.

Algunos hombres admiran a las mujeres intelectuales, pero todos les temen y les huyen. Cito: Ella asumió que el color inmediato de ese encuentro seria la ausencia.

El texto es un reflejo del paradigma psico-social, que ira adquiriendo distintos sentidos y trascendencia, en la observación de las brechas generacionales.

Dichos relatos son verosímiles y exponen la naturaleza humana con un tono subjetivamente femenino por lo cual son enriquecedores, en el contexto del rescate de las voces y los sentimientos acallados por los esquemas sociales.

Texto que bien podría prestase para la Antropología Filosófica y la Sociología, pues muestra hábilmente las transiciones generacionales por ejemplo en la generación actual la ausencia del cortejó al género masculino, así como la paulatina desaparición del eterno femenino.

Otra situación interesante, es como nuestras relaciones e interacciones personales varían dependiendo la forma de nuestros cuerpos, lo cual no debería de ser así pues nuestros valores culturales e intelectuales son los que deben determinar nuestras interacciones.

Y para terminar, esta obra me deja el dulce sabor a soledad con café...

Felicitó a la autora y recomiendo ampliamente la lectura de la obra que dejará un agradable sabor de boca y distintos interrogantes.

Andrés Cisneros de la Cruz

 

] a carne viva 3 [

 

21586609 10155730293489661 8388700219741370422 o

 

Una locura que no busca curarse. La descripción cínica de un ser que tiene por clínica la vida y no teme mostrar sus deseos, apetencias y conclusiones sobre sí mismo con los otros, y de este modo ponerlos en jaque, moverles el mantel y tirarles la sopa. Amores que no son amores, y el psicoanalísita personal dando sus puntos de vista del por qué sentimos qué o hacia donde derivará este nuevo ciclo que no es sino el mismo que cada mañana nos atormenta con una nueva selfie en el espejo. Así he apreciado la narrativa veloz y divertida de Jaime Carcaño Hernándes, en su libro "La sopa de tomate" (Montiel & Soriano, Editores, Puebla). Si tienen la oportunidad de tomar el puchero o uno de esos clamatos para la cura o para la borrachera emocional del sábado, háganlo, seguro los hace sentir mejor, o sino, sí les arranca un para de carcajadas, aunque en ese instante quede al descubierto el cráneo de su escarnio. 

Libre de las obsesiones por los lugares consagrados, las ciudades capitales o por los grupos más visibles de poetas, el director de Blanco Móvil, Eduardo Mosches, ha mantenido la alerta por la poesía de lo imperceptible, los fuegos de las provincias, los colectivos cuestionados por la cultura políticamente correcta, los exilios de José Antonio Cuadra, columpiándose entre el amor a la patria y el deseo de ser extranjero, las metáforas del comején que encarna la mentira del futuro posible para Eliseo Diego, el grito chicano ahogado de  Mario Uribe y la voz chicana que conmina a no titubear de Tino Villanueva. Durante treinta años Mosches ha sido el patriarca que protege a los suyos, el tío de todos los sobrinos, el defensor de una ética política que pasa por darle la palabra a quien debe defenderla y el amante que no duda de la importancia del arte poético como territorio no sólo de la rebelión y el consuelo, sino propiamente de la vida que vale la pena agotar.

 

 

PortadaDelríoquecorre.jpg

 

Andrés Cisneros de la Cruz

] a carne viva 3 [

 

21083368 10155678020234661 2178134589075714905 o

 

Las bajas pasiones que de niños fueron creciendo hasta que nos transformaron en adultos posesivos, y la enfermedad de todos los tiempos apoderándose del cuerpo y el cuerpo desempoderándose de esa tensión de hacer las cosas propias. Carlos Martínez Villanueva con un cinismo sensible, oscuro, se entrega a desatar esos tendones que son a la vez "cárcel de amor", ideología que gobiernas los brazos, las piernas, el sexo, y lo empuja a ser captura, conquista, y en el desamor traza con sus versos, besos animales, urbanos. Desde una Tijuana crepitante "De la existencia y otras adicciones" (Nódulo Ediciones, 2015), es una muestra de la urbanidad y la lucha interior por la libertad, en una poética en conflicto, que se agradece por su honestidad y su atinada autocrítica sin censura. Como escribe Octavo Hernández en el prólogo, Carlos Martínez Villanueva es un "sabio voyeur de la descomposición humana que multiplica las emociones con pulso relojero, y salpica la vida con rebanadas de intensas de sensibilidad, jinete existencial que se monta en las frases para lanzarlas con la fuerza de una bazooka invisible sobre todos nosotros". ] a carne viva 3 [

Tanto el rimbombante pero acertado título, todo él tanto anuncio como premonición, lo mismo que el breve y contundente “prólogo” (más que prevención, advertencia) dejan en claro, y asíse confirma rápidamente,que en todo momento, la corporeidad, ya en aceptación o incluso en permanente conflicto con el entorno, será asumida también contoda fortaleza, valentía, y, como correspondeen ocasiones, como coraza, arma o escudo, sin descartar inclusive–así sea por breves momentos– el poder ser por igual elemento reconciliatorio… Si bien,quizá a su pesar, aunque sin ningún rubor,o por ello mismo, la autora nos deja saber tambiénque dentro (por si fuera necesario esclarecerlo) hay desde luego un alma en pugna por afirmarse, por salir a flote, pese a sus lastres y dolores, siempre escurriendo (se) hacia una salida apenas y escasaoprobablemente triunfal.

LaRinocerontaEnElCuarto.jpg

 

 

Andrés Cisneros de la Cruz
 
] a carne viva 2 [
 
21014095 10155668300284661 9003933674848768175 o
 
 
Poemas de guerra, esa que se vive entre escombros y teteras que anuncian la próxima bomba; poemas escritos por mujeres de Paquistán e Irak, en condiciones de resistencia continúa, así como poemas de mujeres de China, del siglo III, o mujeres de Japón del siglo XVII y XVIII, o de Viet Nam, así como poemas eskimales que no tienen autor, y son un canto de un pueblo, una manifestación, donde el que habla, el que hace el poema es el que "siente una emoción", y así, no hay autores individuales. "Orquídeas de sangre" (Pinos Alados, 2016), compilado y traducido por Roberto Castillo Udiarte, es un pequeño libro mágico que se abre cual cofre de lenguas, y que la editorial independiente de Mexicali, liderada por Rosa Espinoza, tuvo el acierto de publicar. Si tienen oportunidad de que este libro pase por sus ojos, no duden en cruzarlo.

 

 

Hubo que espera casi veinte años para leer los trece poemas de La Tortuga Ecueste, en una modesta edición, preparada en 1957 (como homenaje póstumo al poeta recién fallecido) por André Coyné, en Lima y bajo el sello de la Imprenta D. Miranda. Desde entonces, el libro de César Moro, escrito en el lenguaje desbordado e imposible de la escritura automática, ha fascinado a sus lectores.

 

TortugaEcuestre.jpg

Por Andrés Cisneros de la Cruz

20988390 10155660657429661 3544198265107630050 o

] a carne viva : 01 [

 

Uno de los poetas más constantes en pulimentar su obra, me parece es Ángel Nungaray, porque es desde el poema donde se revela; desde el libro donde se desarrolla como un proceso de trasmutación de esa idea que da forma al mismo poeta que busca mantenerse en los márgenes, siempre en contacto con las colindancias fractales, o dicho de otro modo, los cánones en formación. "Existir es alejarse" (La casa del mago, 2014), es un libro que llegó a mis manos en la FIL de Guadalajara el año pasado, y que tengo el gusto de comentar brevemente para ustedes.

Andrés Cisneros de la Cruz

 

] a carne viva 3 [

 

21586609 10155730293489661 8388700219741370422 o

 

 

Una locura que no busca curarse. La descripción cínica de un ser que tiene por clínica la vida y no teme mostrar sus deseos, apetencias y conclusiones sobre sí mismo con los otros, y de este modo ponerlos en jaque, moverles el mantel y tirarles la sopa. Amores que no son amores, y el psicoanalísita personal dando sus puntos de vista del por qué sentimos qué o hacia donde derivará este nuevo ciclo que no es sino el mismo que cada mañana nos atormenta con una nueva selfie en el espejo. Así he apreciado la narrativa veloz y divertida de Jaime Carcaño Hernández, en su libro "La sopa de tomate" (Montiel & Soriano, Editores, Puebla). Si tienen la oportunidad de tomar el puchero o uno de esos clamatos para la cura o para la borrachera emocional del sábado, háganlo, seguro los hace sentir mejor, o sino, sí les arranca un para de carcajadas, aunque en ese instante quede al descubierto el cráneo de su escarnio l

 

 

 

Carlos Barbarito: voz mayor de la poesía argentina

 

 

Luis Benítez

 

 

 

 

A nadie que sea lector de poesía argentina le sorprendió, en octubre de 2009, que el primer Premio de Poesía Editorial Praxis, de México, DF, recayera sobre el autor local Carlos Barbarito, por su poemario Cenizas del mediodía.

 

 

Editado ya en 2010, el volumen ratifica plenamente las cualidades exhibidas por el poeta argentino en sus numerosas obras anteriores, así como la nota del jurado, constituido por Daniela Camacho, Saúl Ibargoyen y Juan Antonio Rosado Zacarías, quienes señalaron que decidieron: «otorgar por unanimidad el premio único e indivisible al poemario titulado Cenizas del mediodía, presentado a concurso con el seudónimo de Giordano Vanni, que, una vez abierta la plica de identificación, corresponde a Carlos Barbarito.

 

Numero actual

PORTADA BM 141142 .jpg