Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

 En la estirpe de poeta te hermanas con nuestras antecesoras. Claribel, dos días antes de tu viaje, coloqué tu poema "Dame la mano". Lo coloqué en mi muro de facebook. Eran palabras que creí certeras para el hombre que amo. El hombre que amo ha empezado a conocerte y  dibujó abrazos cuando invoqué tus versos.

 

Claribel-Alegría.jpg

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

 

Comentario Por José Ángle Leyva con expresión de la Revista La Otra

 

Mañana comienza a circular La Otra, 140, diciembre 2018. Comparto con ustedes mi presentación. El tema, el cambio de poderes o el cambio de México. Los invito al debate. ¿Otro México? José Ángel Leyva Mientras escribo estas cuantas líneas para celebrar el cambio de gobierno, y quizás de rumbo, miro desde mi ventana este 30 de noviembre un cielo azul intenso sobre la ciudad de México, y una luz otoñal que enmiela los muros y los árboles. Es en verdad muy bello el espectáculo, pero el tiempo es cambiante, no así el espacio, que permanece. También la sociedad se mira así, bañada de luz y optimismo, pero es la misma gente, el mismo país. Los nuevos gobernantes no vienen de otros lugares, ni de otros partidos, provienen en su gran mayoría del PRI, de esa vieja estructura que parece perder cuando menos los andamios. Hablar de cultura hoy es hablar de política necesariamente, porque lo más difícil será, en verdad, un cambio de mentalidad. El priísmo, no nos cansamos de repetirlo, no es un partido, una organización gremial o de oligarcas, es una manera de pensar y de ser. ¿Es posible que haya habido militantes del PRI sin ser priístas mentales? Quizás haya excepciones, he conocido algunas por sus actos. Eso me coloca en perspectiva de esperar un cambio auténtico en el porvenir. También reconozco muchos priístas con etiquetas de izquierda, pero más priístas aún que los priístas asumidos. El gatopardismo será moda. Este sábado 1 de diciembre, de 2018, quedará en la memoria como punto de partida hacia la llamada “Cuarta transformación” o hacia la innumerable, y peor aún, mayor decepción. La derecha y las fieras de carroña se alistan ya para repetir el giro hacia los Bolsonaros, los Trump, los Macri. Lo que nos mueve es la esperanza, el beneficio de la duda, el deseo de no caer más en las grietas de la tragedia y la descomposición social y cultural. México es un país muy complejo, una nación muy grande y de gigantescas fuerzas políticas y delincuenciales, es un gran mercado y una fuente de recursos naturales de enormes proporciones, también un crisol de desigualdades y agravios. Es un hervidero de emociones e intereses. Es también un país con un pueblo noble y valiente, sabio y tolerante, un pueblo paciente y explosivo a la vez. No será fácil, de ninguna manera. Ya no se toleran manifestaciones de arrogancia por parte de los vencedores, ni expresiones de pendencia de quienes detentan el poder otorgado por una mayoría de votantes. Es claro, el voto no fue, no es, a favor de quienes gobernarán, sino contra quienes han gobernado, contra los vicios y las taras, los latrocinios, las lacras, las injusticias, las faltas de respeto a la sociedad y a la ciudadanía, la criminalidad desbordada. En este país y en esta sociedad parece que no pasa nada ante los equívocos y los desplantes, pero ya lo vimos, si pasa, y pasa la factura de manera determinante. Ese voto no tiene ambigüedades, no quiere más de lo mismo, no quiere más el pasado priísta, no más funcionarios que se sirven y no sirven, representantes que no representan sino que actúan con prepotencia y negligencia, con indiferencia al interés de la mayoría, de sus representados. No más corrupción, no más simulación, no más mentiras. No es un voto para cambiar a modo las leyes y para pasar por encima de éstas, para violar la Constitución y burlarse de los electores, para hacer que la ley sea sólo para justificar errores y no para cumplirla sin excepciones. No, ese voto es para no volver a vivir la misma cultura de la rapiña y el oportunismo, de los vivos contra los sabios, de los pillos contra los expertos. La Derecha, la oligarquía mexicana y extranjera, insisto, ya tienen en acción sus armas para volver y para derrotar el optimismo, para abrir la llaga de la frustración y el encono. Nos esperan meses, años de una pelea a muerte con las palabras, en el lenguaje, en el cuerpo, en las redes sociales. Una lucha por recuperar los significados, numerosas batallas por la comprensión y contra los detractores de toda buena voluntad. Este 1 de diciembre asume el poder un hombre que ha peleado fuerte por llegar a ese puesto, por dirigir el destino de México. Pero México no puede esperar que el destino esté en las manos de un solo hombre, de un líder o de un caudillo, de sus ideas, México debe luchar con las manos de todos, de quienes como él, con el poder único de nuestras manos y nuestras mentes, de nuestras voluntades, deseamos un porvenir más justo, más optimista y feliz para nuestros hijos, para nosotros y nuestros seres queridos, para nuestros conciudadanos, para este país. No se puede esperar de un solo hombre, ni de un solo partido, ni de una agrupación, ni de una ideología, lo que no podamos transformar entre todos, como ciudadanos. Pero, reconozcamos una cosa, esta ciudadanía está hecha pedazos, está en ruinas, y tenemos la tarea de reconstruirla y de levantarla desde los cimientos. Hacer ciudadanía es tarea urgente para no seguir pensando en que un hombre que recibe la banda tricolor en el pecho es la esperanza y el decididor. Ya la sociedad mexicana se dio cuenta que tiene en su voto un instrumento, no sólo de elección, sino también de cambio, de decisión, de justicia y de dignidad. Un instrumento que llama a la conciencia individual y colectiva. Sólo hay una conducta obligada por parte de los vencedores en las urnas: la autocrítica, el reconocimiento de los errores para poder corregirlos a tiempo, la capacidad sincera de escuchar a sus electores para poder convocarlos al trabajo y a la unión, a redoblar la confianza. Mal harán quienes han sido críticos implacables con el poder, transformarse ahora en moneros (caricaturistas) complacientes, en artistas cortesanos, en periodistas zalameros, en izquierdistas sin juicio, en intelectuales sin argumentos, en rebeldes sin inconformidades, en revolucionarios burócratas, en observadores ciegos y sordos, en justicieros ladrones. Un amigo poeta me ha recordado lo que el Príncipe Kropotkin sentenció alguna vez: Todo poder es de derecha por definición. Esperemos que el ejercicio del poder no envanezca tanto a nuestros gobernantes en turno que nos empujen sus actos hacia una futuro tan de derecha que toque las puertas del fascismo. Por lo pronto, es tiempo de celebrar y de confiar, de desear un mejor tiempo y una historia más justa, más brillante. La cultura no la inventan los políticos ni la burocracia, la cultura es un hecho colectivo, pero es también un sustrato social que puede alcanzar sus mejores expresiones cuando hay una recuperación de dignidad y de autoestima comunitaria, ciudadana. Paz y Salud

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

POEMAS DE JULIA SANTIBÁÑEZ, DE LOS LIBROS VERSOS DE A PIE (2017, OFIPRESS), SER AZAR (2016, EDITORIAL ABISMOS) Y RABIA DE VIDA (2015, EDITORIAL RESISTENCIA)

REINA

Ese enjambre de abejas en tu beso

zumba agujas y miel.

Saña de aleteo, mis sienes,

bajan aguijones a mi cintura,

jarabe, a mi sexo.

Me desmadejo.

Bisbiseo una queja,

de púas almibarada,

toda yo abejadísima,

mi zángano.

**

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

COMENTARIOS SOBRE EL TRABAJO POÉTICO DE JULIA SANTIBÁÑEZ

 

"Los versos de Julia demuestran que las células metafóricas de la poesía son un instrumento milagroso para expresar la complejidad del deseo, para rebasar los maniqueísmos de la vida telenovelada y sus frases chatas. El erotismo, como ella lo presenta, se mueve siempre y hierve sin evaporarse".

Eduardo Casar, presentación libro Rabia de vida

 

" Quizá la mejor manera de ser poeta es olvidarse de serlo y esperar a que las palabras logren su cometido. Julia Santibáñez marca por segunda ocasión la posesión de una geografía personal y estas páginas permiten vislumbrar con mayor amplitud que la vida cotidiana y un uso exquisito del lenguaje —en su línea más delicada: el sonido—, pueden lograr una asociación feliz que no se estacione en el desparpajo de mandar a la imprenta la primera intentona de versos sin el mínimo control de calidad. Por su parte, el cuerpo se impone como el eje de la materia poética, pues fuera de sus límites se habla desde la incertidumbre y el interregno. La poesía de Santibáñez apela a la experiencia de estar vivo y de padecer con los otros el cansino drama de la fragilidad de todo. Poética de eventos mínimos que confiesan la percepción general: nada es tan trivial que no pueda ser llevado al terreno poético, al de la música compartida que permite memorizar una línea para lograr el deseo más íntimo de los hombres: la comunión”.

Luis Bugarini sobre Ser azar en Asidero, blog en revista Nexos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Adriana Tafoya.adriana tafoya

Poeta y Editora. México.1974.

 

 

Libros publicados: 

Animales Seniles (2005)

Enroque de flanco indistinto (2006) -poemario sobre ajedrez- que le valió jugar contra Garry Kasparov en las simultaneas para celebridades en “La Gran fiesta Internacional del Ajedrez 2010”

Sangrías (Ediciones el Aduanero,2008)

El matamoscas de Lesbia y otros poemas maliciosos (Ediciones Pasto Verde, 2009 / segunda edición Bitácora 2010/ tercera edición Cátedra Miguel Escobar 2014)

Diálogos con la maldad de un hombre bueno (Editorial Ultramarina Cartonera, España, 2010/ segunda edición Inferno Ediciones 2014). 

Malicia para niños (Colección Mi Primer Bakunín 2012)

El derrumbe de las Ofelias (selección poética, Inferno Ediciones, 2012)

Viejos rituales para amar a un anciano(Casa Maya de la Poesía, Colección Rosa Náutica No. 93/Campeche México 2012)

Los cantos de la ternura,(colección poesía sin permiso, 2013)

Mujer embrión (Edición Especial, 2013)

Los rituales de la tristeza (Rojo Siena Editorial, 2013) y

Parábolas del Equilibrio (Sikore Ediciones, 2015).

Muestra de su trabajo poético, aparece en “Antología General de la Poesía Mexicana”, poesía del México actual, de la segunda mitad del siglo XX a nuestros días. Selección, prólogo y notas de Juan Domingo Argüelles,(Océano/Sanborns, 2014). Actualmente es editora de la Editorial Verso destierro y consejo editorial de la Revista Blanco Móvil.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

MÍA GALLEGOSMGD Portrait 1 BW

Mía Gallegos Domínguez nació en San José, Costa Rica el 17 de abril de 1953.  Es poeta, profesora universitaria y periodista. Cuenta con una Maestría en Estudios Latinoamericanos de la Universidad Nacional de Costa Rica. Desde el año 2015 es miembro de la Academia Costarricense de la Lengua.

Ha publicado los siguientes libros de poesía: Golpe de Albas en 1977, con el que obtuvo el Premio Joven Creación, concurso convocado por la Editorial Costa Rica y la Asociación de Autores.  En 1978 recibió el premio Alfonsina Storni en Buenos Aires, Argentina por el poema Asterión, concurso auspiciado por la Fundación Givré.  En 1983 obtuvo el premio de los ex becarios de la Fundación Fullbright por el poemario que lleva el título de Makyo.  En ese mismo año fue galardonada con el Premio Rubén Darío del Verso Ilustrado por el poema en prosa La Mujer que conduce el coche.  En 1984 se le otorgó el premio de periodismo cultural Joaquín García Monge por su trabajo en el Programa de Televisión Galería.  En 1985 publicó el libro Los Reductos del Sol con el sello de la Editorial Costa Rica y recibió ese mismo año el Premio nacional de Poesía Aquileo J. Echeverría.  En 1985 fue invitada a participar en el Programa de Escritores en la ciudad de Iowa, Estados Unidos.

En 1989 publicó El Claustro Elegido bajo el sello de la Editorial de la Universidad Estatal a Distancia.  En 1995 publicó el libro de prosa poética Los Días y los Sueños bajo el sello de la Editorial Costa Rica. En el año 2006 publicó El Umbral de las Horas en la Editorial Costa Rica y al año siguiente recibió el Premio Nacional Aquiles Echeverría en poesía. En el año 2013 publicó el libro La Deslumbrada de prosa poéticacon el sello de la Editorial Costa Rica.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

APREHENDER POESÍA

La palabra hace el poema. El poema es cuando la palabra lo contiene, lo dice, y con su escritura lo significa desde las acepciones que produce en el instante de aprehender o desaprehender la realidad en su incesante y continua transformación. En este ejercer se la puede comparar con la mítica ave fénix en el esplendor de su vuelo y en el justo incinerarse al posarse en la realidad de su instante inagotable. Entonces, el decir de cada poeta en el poema está sujeto al conocimiento obtenido de las palabras con las que pretende nombrar, comunicar dicho contenido. De no ser así, corre el riesgo de confundirse y terminar entrampándose, siendo presa de las palabras con las cuales pretendía nombrar, decir su poema. Puede parecer pretencioso, pero desde las palabras que hacen una lengua es posible asir la realidad en sus contrastadas y antagónicas manifestaciones, al punto de hacer tangible por breves instantes lo inaudito, el caos o la otredad. Son los rigores propios de un oficio inclinado hacia lo incógnito de los atributos o no atributos de la condición humana.

Se llega a la lectura y a la escritura de un poema por la necesidad de comprender el mundo y poder participar de la magnitud de sus aciertos y contradicciones. En ese momento se inicia la comprensión del arduo ejercicio necesario para asimilar tal reto y responsabilidad. Contrario de quienes se sumergen en las aventuras mediáticas propiciadas por los acontecimientos del mundo actual, el poeta no es un dependiente de la actualidad usurera de su época, tampoco un salvador o profeta de la misma. El compromiso de un poeta se funda y crece en la atención permanente a los ritmos y usos de la lengua que  le permite nombrar y expresarse a la comunidad de la que él hace parte. Ser una voz de alerta es razón de su oficio. Esto no significa ser el pastor mentiroso en la fábula de la existencia.

Subcategorías

Numero actual

PORTADA BM 141142 .jpg